Aufrufe
vor 3 Jahren

ONELIFE #38 – Spanish

  • Text
  • Rover
  • Ciudad
  • Mundo
  • Nuevo
  • Shenzhen
  • Evoque
  • Vida
  • Historia
  • Lugar
  • Interior
Land Rover’s Onelife magazine showcases stories from around the world that celebrate inner strength and the drive to go Above and Beyond. New perspectives meet old traditions - these contrasts unite in the latest issue of ONELIFE. Together with Landrover we travelled around the globe. From the high-tech city of Shenzhen in China to the carnival subculture in Brazil to Wuppertal. We got to know one of the oldest space travelers, technology visionaries and watch lovers, just as the new Range Rover Evoque. An exciting journey through the world of yesterday, today and tomorrow.

DISEÑO «UNA DE LAS

DISEÑO «UNA DE LAS CONSTANTES EN LA OBRA DE NEUTRA ES LA DIFUMINACIÓN DE LOS LÍMITES ENTRE INTERIOR Y EXTERIOR». Dos terceras partes de Wuppertal, en el estado alemán de Renania del Norte-Westfalia, son bosques y parques, lo que la convierte en la ciudad más verde del país. Es un rincón del mundo tan bucólico como desconocido y seguramente no sería el primer lugar en el que uno esperaría encontrar muestras de arquitectura moderna de mediados de siglo. Los típicos edificios grisáceos de acero y cristal son más habituales en lo alto de un cañón de Los Ángeles o resguardados por los peñascos monolíticos y espinosos cactus de desérticos parajes californianos. Sin embargo, si nos alejamos un poco del centro de Wuppertal (y vencemos la tentación de desviarnos del camino para disfrutar de unos minutos más al volante de nuestro lujoso Range Rover Velar) y nos internarmos en una sinuosa carretera en pleno bosque, este paisaje germano de apariencia anodina nos depara una agradable sorpresa. Aquí, oculta entre un denso camuflaje de árboles y setos, se alza una de las ocho villas residenciales construidas en Europa por el legendario arquitecto Richard Neutra, uno de los grandes referentes del movimiento moderno. Auténtico mito de la arquitectura contemporánea, el austríaco Richard Neutra se trasladó a Los Ángeles a principios de los años veinte, seducido por los amplios espacios abiertos, el sol omnipresente y la sensación de libertad que se respiraba en la ciudad. Tras un breve periodo trabajando con el visionario arquitecto Frank Lloyd Wright, abrió su propio estudio en 1929. Durante esta etapa, Neutra diseñó y construyó la Lovell Health House en Los Ángeles, considerada todavía hoy uno de los ejemplos más importantes de construcción residencial del siglo XX. Esta casa, la primera de Estados Unidos en la que se utilizó el acero y que fue construida con las mismas tecnologías empleadas en los rascacielos de la época, causó auténtica sensación entre los arquitectos coetáneos y catapultó a Neutra al estrellato internacional. A lo largo de los cuarenta años siguientes, Neutra, a menudo en colaboración con su hijo Dion, proyectó y construyó más de 300 viviendas y edificios, la inmensa mayoría en la costa oeste de Estados Unidos. En sus propuestas dedicaba una gran atención a la luz y las vistas, siempre con el objetivo de dar respuesta a las necesidades de sus clientes: qué hacían, cómo se relacionaban, qué querían ver y escuchar... De hecho, una de las constantes en la obra de Neutra es la difuminación de los límites entre interior y exterior, como sus terrazas separadas del espacio interior por una puerta de cristal corrediza, en un intento de fusionar lo de dentro con lo de fuera. «El contacto con la naturaleza es uno de los rasgos distintivos del trabajo de Neutra —asevera Dion Neutra, que a sus 92 años sigue al timón del estudio Neutra en Los Ángeles—. El objetivo es reafirmar este mensaje en todos nuestros diseños». En Europa, la idea de «reafirmar el contacto con la naturaleza» no parecía llamada a despertar grandes pasiones, pero entre 1960 y la muerte de Richard Neutra en 1970, padre e hijo trabajaron juntos en el diseño y la construcción de cuatro villas en Suiza, tres en Alemania y una en Francia. «Empezaron a llegarnos encargos de casas —recuerda Dion—. No sé muy bien cómo nació este interés». «Todos esos proyectos (europeos) surgieron por iniciativa de propietarios que habían oído hablar de nosotros y a los que les gustaba lo que habían visto». Entre estos propietarios estaban los Kemper, dueños de una próspera fábrica de corsés en Wuppertal y ávidos de catar el nuevo estilo de vida de la costa oeste americana. En 1963 se pusieron en contacto con los Neutra, que comenzaron a buscar la parcela idónea Derecha: Manfred y Sarah Hering, actuales propietarios, han devuelto a la Casa Kemper su singular estética original. 36

ARCTIC ADVENTURE 37