Aufrufe
vor 3 Jahren

ONELIFE #36 – Spanish

  • Text
  • Rover
  • Nuevo
  • Coche
  • Motor
  • Mundo
  • Modelo
  • Jaguar
  • Primera
  • Lanzamiento
  • Primeros
Land Rover’s Onelife magazine showcases stories from around the world that celebrate inner strength and the drive to go Above and Beyond. This special issue of Onelife marks Land Rover’s 70th anniversary – a celebration of unparalleled achievement and pioneering innovation. We bring you the incredible story of how we reunited an original 1948 car with its former owners, as well as looking back at Land Rover vehicles’ most intrepid expeditions around the globe.

22

EL COCHE DE PREPRODUCCIÓN N.º 7 «Es una historia increíble», asegura Mason con una sonrisa mientras rodea a paso tranquilo el SNX 910, atento a todos los detalles de su maltrecha carrocería. «Tenía un pequeño taller en Birmingham y un día vino un tipo preguntando si me interesaba comprar dos viejos Series 1 que tenía muertos de risa en su patio trasero desde 1988. Si no me interesaba, me dijo, los llevaría al desguace, porque necesitaba hacer sitio. No le hice mucho caso y ni me molesté en ir a verlos hasta dos meses después», recuerda, sacudiendo la cabeza incrédulo. Cuando Reg se animó finalmente a echar un vistazo a los vehículos, descubrió un coche entero y otro descuartizado, en los dos casos enterrados hasta los ejes en 20 años de barro. Tras acordar el precio con el vendedor, Mason y su amigo Dave Amphiett necesitaron casi cuatro meses para desenterrar los coches y llevarlos a su taller. Hasta que Reg no enseñó una serie de fotos que había sacado de los coches a un amigo (un forofo de los Series 1) no se dio cuenta de que posiblemente tenía entre manos un modelo muy especial. «Identificó aquel coche destartalado como uno de los primeros prototipos por la columna de dirección», explica Mason. «El modelo normal de producción tiene una única consola prensada de una sola pieza, mientras que la columna de mi coche constaba de tres consolas soldadas». Investigando un poco más, Reg descubrió que el número de chasis 7 correspondía a uno de los primeros prototipos. «El motor era el número 6 y la caja de cambios y el radiador tenían los dos el número 7. Todo encajaba. Fue entonces cuando me di cuenta de que tenía entre manos una pieza única». UN DISEÑO GANADOR Land Rover envió un equipo liderado por el experto e historiador de la marca Mike Bishop para revisar el L07 y confirmar su autenticidad. Después de comprárselo a Mason, el equipo de Land Rover descubrió —tras meses de pesquisas— que el SNX 910 era un vehículo con un motor de prueba, construido a principios de 1948, y uno de los diez primeros prototipos de preproducción que probarían en persona Arthur Goddard, el legendario ingeniero de la casa, el piloto probador Johnny Cullen y el mismísimo Maurice Wilks, por entonces director técnico de Rover y de cuya imaginación nació la idea original del Land Rover. Y un dato quizás más importante: se trataba de uno de los vehículos presentados en el Salón del Automóvil de Ámsterdam en 1948. «Está claro que el Land Rover tuvo una gran acogida en la cita», asegura el hoy nonagenario Arthur Goddard, uno de los asistentes a la presentación. «También hay que recordar que el coche se había diseñado y construido en solo unos meses y que casi todas las pruebas las hicimos entre los tres cerca de la casa de veraneo de Maurice Wilks en Anglesey. Justo antes del salón solo teníamos diez prototipos a punto. Yo mismo conduje uno, el número 3, hasta Ámsterdam. Era mi primer viaje al extranjero», comenta riendo. «Al final, el éxito del Land Rover cambió para siempre la historia de Rover». Y vaya si lo hizo: solo en los dos primeros años se fabricaron 24.000 unidades. Después de su debut en Ámsterdam, el número 7 cambió su volante a la izquierda original por el volante a la derecha, a finales de 1948. El vehículo siguió en manos de Land Rover hasta que la marca lo vendió a su primer propietario. Según consta en los papeles —hoy amarillentos y conservados de milagro—, el coche pasó por diferentes manos, sin moverse de la región de los Midlands, hasta que llegó a su último propietario, Alexander Maddison, empresario del sector lechero y coleccionista de vehículos. Maddison figura como propietario entre 1967 y 1969 y a partir de ahí se pierde el rastro hasta que, 48 años después, Reg Mason recibió aquella visita inesperada en su taller. «EL COCHE SE HABÍA DISEÑADO Y CONSTRUIDO EN SOLO UNOS MESES Y CASI TODAS LAS PRUEBAS LAS HICIMOS ENTRE LOS TRES». ARTHUR GODDARD, INGENIERO DE DESARROLLO DE LAND ROVER EN 1948. Arriba, izquierda: June Maddison contempla de nuevo el SNX 910 por primera vez desde 1969. Abajo, centro: los amarillentos papeles originales, conservados de milagro, dan fe de su lista de propietarios, entre ellos Alexander Maddison, que lo adquirió en 1967. 23